domingo, 24 de marzo de 2019

NOTICIA: Los personajes del tío Ful: Amelia, del molino de Villacelama

 Amelia González Llorente
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 23/03/2019

PERSONAJES. Molinera que no muele pues fue la dueña y tenía en Villacelama empleados pero sí es la memoria de un oficio, de unos tiempos, de una forma de vida.

Amelia González Llorente, que ya mira a la cara de los 90 años, pasea por ese magnífico marco que es el molino deVillacelama con el orgullo de verlo en pie. El mérito parece de su hija Paloma, que restaura que con sus propias manos, pero la causa ‘remota’ de que este histórico lugar «esté para funcionar» es de esta mujer que no quería ver su molino convertido en ruinas, como tantos otros de aquella ribera, y cuya primera referencia documental lleva el experto Javier Revilla hasta el siglo XII y con vida de molino maquilero evidente desde el XV, además de fábrica de luz, cuyos restos también se conservan en el lugar.

- Podría moler, no hay más que meterle el agua; insiste Amelia, claro que ahí ya entra en juego Confederación y eso ya es harina de otro costal. 

Se sienta Amelia en el magnífico portalón del molino, en la explanada presidida por una gran escultura de Amancio, y parece ver pasar el tiempo ante sus ojos y sus recuerdos. «En los tiempos del estraperlo, aquellos años tan duros, el harina era un bien tan preciado como el oro; venía gente de todas partes, desde Asturias, y muchos la llevaban camuflada debajo de sus ropas».

- ¿Y la guardia civil?
- Ya. La guardia civil, cierto que estaba muy perseguido, pero la gente tenía que vivir.

Y cuando mira Amelia al horizonte de su pueblo, de los pueblos vecinos, de los tiempos en los que tres molineros atendían el de la familia recuerda que también vivía allí otra familia, la del electricista «pues también fue fábrica de la luz, con un generador muy grande que llegó a dar luz a trece pueblos».

«Entonces todo el mundo tenía sus vacas, ahora sólo quedan unos pocos ganaderos pero tienen cientos de ellas, que con los tractores y todo eso se pueden atender» y añade, «no como antes, que todo era tan difícil», dice mientras repasa en las estancias del viejo molino los últimos trillos, yugos y tantos aperos... «y las piezas del molino, que podría funcionar, si tuviera agua».

Fulgencio Fernández y  Amelia González Llorente

viernes, 15 de marzo de 2019

PIEZA DEL MES: MARZO 2019


“El hachero. Entorno, tradición y creencia”.

Investigador: D. Ángel María Trilla Casquero.
                      Investigador y estudioso de la cultura tradicional.
                      Presidente de la Asociación Cultural “Son de Los Valles”.

Sábado, 23 de marzo de 2019
17:30 h.

Área 3. Sala de exposiciones temporales. Planta Baja.
Museo Etnográfico Provincial de León. Mansilla de las Mulas.
Actividad Gratuita


La Diputación de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León, en la Actividad “Pieza del Mes”, ha programado para este mes de marzo una conferencia que lleva el título: “El hachero. Entorno, tradición y creencia”. En esta ocasión será Ángel Mª Trilla Casquero, investigador de la cultura tradicional, miembro fundador y presidente de la Asociación Cultural Son de Los Valles, de Benavente (Zamora), quien nos hable de este objeto que se puede ver en la exposición temporal que actualmente se expone en el museo titulada: “Como me ves, te verás. Muerte, ritos y costumbres”, exposición que intenta aproximarse a la visión de la temática de la muerte en la cultura tradicional, uno de los aspectos que más ha preocupado y preocupa al ser humano, a través de la mirada de una selección de piezas y obras de arte que muestran algunos de los conceptos y tradiciones que giran alrededor de la muerte.

Los hacheros son candeleros utilizados para quemar velas de gran tamaño llamadas hachas. La presencia de estos objetos en los templos tuvo doble finalidad por un lado servir de soporte para la cera que alumbraba por las almas de los difuntos, por otro lado el uso de las velas en las ceremonias religiosas tenían un marcado carácter simbólico como una expresión de veneración hacia Dios y dignificación de la liturgia, siendo un elemento imprescindible en el culto cristiano. Igualmente servían como acompañamiento de los altares portátiles que con carácter efímero se levantaban en los templos en ocasión de cultos solemnes o consagrados a imágenes de especial devoción.

En la religiosidad popular las enormes velas de los hacheros sirvieron como ofrecimientos para el descanso de los difuntos y testimonio de la comunidad dentro de las celebraciones religiosas. Los hacheros estaban presentes en todas las casas y los llevaban a las iglesias en los periodos de luto para su uso en los ritos religiosos comunitarios.

Luto, plegarias, silencio y recogimiento van de la mano con esta  Pieza del Mes sobre la que Ángel María Trilla Casquero nos hablará en el Museo Etnográfico Provincial de León, en el desarrollo del acto participará una representación de la Asociación Cultural  “Son de Los Valles” con temas relacionados con el luto y los fieles difuntos.

martes, 5 de marzo de 2019

NOTICIA: Recorrido de los antruejos en León

Sigue aquí diariodeleon.es el recorrido del desfile de los antruejos en la capital.


05/03/2019
La tradición más ancestral de los antruejos desembarca en la ciudad el martes. Desfilarán a partir de las 19.00 horas con salida del Parque de Bomberos dirección a la plaza de Guzmán y continuarán por Ordoño II, Santo Domingo y Calle Ancha. Finalizará en la plaza de la Catedral.

El desfile, organizado por la Federación de Antruejos, cita en la capital a la Zafarronada de Riello, Antruido de Riaño, Antruejos de Velilla de la Reina, Jurrus y Castrones de Alija del Infantado, Antruejos de Cimanes del Tejar, Antruejos de Carrizo de la Ribera, Alcoba de la Ribera, Quintanilla de Yuso, Las Burras de Tremor de Arriba, Pombriego, carnaval tradicional de Santa Olaja de Eslonza, Caretos de Villalfeide, y la tradición de Pozos de Cabrera, además de Salsas, de Portugal.

domingo, 3 de marzo de 2019

NOTICIA: El juicio al Pellejo termina en ceniza

El desfile de los personajes del recuperado Antruejo finaliza con la burlesca condena al maléfico personaje y la fiesta de la cernada.

Detalle de la máscara de un guirrio. JESÚS -

A.D.M. | REDACCIÓN
Carrizo de La Ribera celebró el desfile del Sábado Fisolero, después de haber colgado al santo Antruejo por la mañana, en una ceremonia en la que no faltó la música. El antruejo de la villa orbiguesa cuenta con un buen número de personajes que se dan en otros lugares de la ribera, como Llamas o Velilla, pero también cuenta con sus personajes peculiares y con un Tetumbo que salió el viernes como elemento original.

Ayer desfilaron la Tarara, sobre carro de bueyes, los viejos, los guirrios y toros, los gitanos, el hombre de la cancilla, y el Pellejo para llegar a la plaza del pueblo, donde se celebró el juicio al Pellejo, símbolo del mal, por las fechorías cometidas. La burla y el humor estaban garantizados y la condena, también. No podía ser de otra manera en una festividad en la que la luz vence a la oscuridad. Y para tener un final tan canalla como el del Pellejo se celebró la fiesta de la cernada: un rebozo en ceniza de la que unos quisieron tiznarse y otros se mancharon incluso sin quererlo.

La Asociación Cultural La Trepa y la Junta Vecinal de Carrizo se encargan de preparar la celebración, pero la fiesta es de todo el pueblo y a esta se invita a participar, también en la batalla de ceniza, a todos cuantos e acercan a la villa. La fiesta se recupera desde el año 1996 en Carrizo de la Ribera, si bien en los últimos años ha cobrado fuerza entre los vecinos. De momento, se trata de ponerla en marcha con testimonios y documentos y ya se encargarán los etnógrafos de determinar el significado de cada personaje, explican.

Aún queda por celebrar la merienda popular, en la que la pedanía entregará a cada familia una botella de vino con la que acompañar los alimentos. Rememora la subasta de pastos.

sábado, 2 de marzo de 2019

NOTICIA: Las Marzas vuelven puntuales a León

jesús f. salvadores -
diariodeleon.es
02/03/2019
La asociaciación cultural Aguzo organiza hoy, a las 20.30 horas, una nueva edición de las marzas en la plaza San Marcelo. Como es tradicional, habrá un recorrido por el casco antiguo, cantando y bailando en diferentes paradas, para terminar en la plaza de la Catedral. Aguzo anima al público a acudir ataviado con indumentaria tradicional. | dl

viernes, 1 de marzo de 2019

NOTICIA: Las campanas de León doblan por la Unesco

El Gobierno avala que el toque manual sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad El ministerio destaca la labor de campaneros y asociaciones leonesas.

Imagen de archivo del tradicional encuentro de campaneros
 que se celebra en Villavante.JESÚS F. SALVADORES

VERÓNICA VIÑAS | LEÓN
01/03/2019
El Gobierno quiere preservar el ‘sonido’ de los campanarios. La Dirección General de Bellas Artes acaba de incoar un expediente para que el toque manual de campana sea declarado Patrimonio Cultural Inmaterial. Esta manifestación ancestral adelanta a otras propuestas que han surgido en los últimos meses para conseguir la declaración de la Unesco: León como Patrimonio de la Humanidad, la Herencia del Viejo Reino o el románico de la provincia.

La decisión del Gobierno afecta no solo a León. Algo similar al Camino de Santiago, que también está protegido por la Unesco. León lleva décadas reclamando protección para salvar un ‘oficio’, el de campanero, que está en riesgo de desaparecer. El inventario de lugares donde las campanas siguen siendo un ‘medio de comunicación’ insustituible —llaman no solo a misa, sino que anuncian incendios, muertes o bodas— es una asignatura pendiente. Héctor Luis Suárez, profesor de Historia de la Música en el Conservatorio de Ponferrada, cuyo blog (elrincondesanantonleon.blogsspot.com) es una de las referencias que cita el Ministerio de Cultura para defender la ‘causa de las campanas’, sostiene que «en cada pueblo de la provincia hay dos o tres personas que saben tocar las campanas». Otra cosa es que la mayoría de ellos, por edad, no podrían subir hasta el campanario. Por tanto, es difícil saber cuántas campaneros quedan en León.

La Dirección General de Bellas Artes apela, en primer lugar, a la antigüedad de las campanas; y cita la de San Isidoro como la más arcaica, del año 1086, aunque ya no está en uso. Las campanas hablan. Pero hay jerarquías. Las de las catedrales, hasta que ‘callaron’ en los años setenta, eran el modelo en la forma de tocar de cada diócesis. La Catedral de León, que enmudeció durante años, recuperó hace una década el toque manual de campanas.

El 21 de abril del año pasado, a las doce del mediodía, 40 campanarios leoneses se apuntaron a la iniciativa de Hispania Nostra para reivindicar que el toque manual sea Patrimonio Inmaterial de la Unesco. Sin embargo, en León ya había localidades como Villavante que llevaban años repicando para salvar esta tradición. En los últimos años también ha habido ‘disonancias’. Como explica Héctor Luis Suárez, «las campanas han tendido miles de pleitos por las molestias que provocan». Durante la República, por ejemplo, hubo 40.000 litigios, que siguieron después en plena dictadura franquista. Este profesor de música defiende la labor ‘silenciosa’, pero muy ‘sonora’, de asociaciones como las de Villavante, Villabalter o Santa María de la Torrre en defensa del toque manual de campanas. El informe de la Dirección General de Bellas Artes considera que «el toque manual de campanas está en peligro de extinción». Actualmente sólo el 10% de las campanas del país están inventariadas, «muy pocas por organismos oficiales y la mayoría por voluntarios aficionados».

La Dirección General de Bellas Artes, en la resolución publicada el miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE), por la que incoa el expediente de declaración del toque manual de campana como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, explica que es «un lenguaje sonoro que ha funcionado a lo largo de los siglos como medio de comunicación, cumpliendo un conjunto de funciones sociales para la comunidad» y aclaran que esta protección «no significa poner en valor y asegurar la continuidad de una sola tradición común, compartida entre los diversos pueblos de España, sino que, por el contrario, supone proteger a cientos de sistemas locales de comunicación, con ciertas características compartidas por zonas, pero casi únicos, al borde de la extinción por dos motivos: la falta de campaneros y sobre todo la falta de sensibilización hacia este fenómeno de comunicación».

jueves, 28 de febrero de 2019

COLABORACIÓN: MICRO - RELATO

Las lágrimas de los barcillares… 


Por el corte podado de la cepa, en primavera, las viñas lloran.
Foto de Isabel Yuste


Autor: Toño Morala

-¡Arriba, que ya es la hora de ir al barcillar, a podar y recoger sarmientos para hacer manojos…! Era por mediados de febrero; el chaval había llegado de la capital para ayudar a su abuelo en esas tareas. Un buen tazón de leche con pan migado… las tijeras de podar abiertas sobre el hombro, y bien abrigados que el frío te entraba hasta los huesos. Ya en el barcillar, el abuelo comenzó a podar, mientras el chaval recogía los palos (sarmientos) podados y los ponía como el abuelo le mandaba. Entre el frío, el estar casi siempre agachado, las manos heladas… al tercer día, al chaval le habían salido sabañones en las orejas, las manos apenas las sentía, y encima no le salía un manojo bien trenzado ni rezando, mucho menos el atarlos. En conclusión, que hacía lo que podía, pero tenía que rematar la faena el abuelo entre risas y las palabras sabias de los hombres del campo. A primeros de abril, el chaval volvió para acompañar al abuelo; le gustaba hablar con él, estar a la orilla de la horneja, metiendo palos al fuego, y contando historias. Al día siguiente, el abuelo comentó que había que ir a los barcillares, a ver cómo iban. Cuando llegaron, el chaval exclamó… -¡Abuelo, abuelo, mire cómo lloran las cepas… eso ha sido por podarlas! El abuelo le explicó, sonriendo, que esas lágrimas o lloros, son la señal de un nuevo ciclo de la vida natural, y que ayudarán a los nuevos brotes y al nuevo fruto. Ya de camino hacia la casa, el abuelo le puso el brazo sobre sus hombros y le dijo… -¡Tienes que aprender que la naturaleza es la más sabia de la tierra… y hay que cuidarla mucho… de esa manera comeremos todos!




lunes, 18 de febrero de 2019

TALLER DIDÁCTICO: “ENMASCÁRATE”


MUSEO ETNOGRÁFICO PROVINCIAL DE LEÓN. Mansilla de las Mulas (León).
Sala Didáctica. 2ª planta

MONITORA: CUNDAYA
Fecha: Sábado, 23 de febrero de 2019, de 16:30 h. a 18:30 h.
            Previa inscripción en el Museo Etnográfico Provincial. Teléfono 987 311 923



La Diputación Provincial de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León dentro de las actividades relacionadas con los antruejos, en este mes de febrero quiere rendir un homenaje a los ritos mascarados del ciclo de invierno que aún hoy se realizan a lo largo de toda la geografía provincial relacionados con el carnaval y con la cada vez más creciente recuperación del antruejo tradicional (antroidos, entroitos, antruidos, etc.), con la realización de una máscara de un toro de Carrizo de la Ribera, uno de los personajes más señeros del carnaval en la provincial del León. Esta actividad se realiza dentro del Programa Enmascárate que el Museo viene realizando como antesala de los Carnavales.

El taller se realizará el día 23 de febrero de 16:30 h a las 18:30 h, y está destinado para mayores de nueve años, siendo de carácter gratuito.

La actividad se desarrolla mediante visita específica al área del Museo Etnográfico que trata sobre el Ciclo Festivo, donde se destaca el antruejo o carnaval tradicional. En esta área se desgranarán los pormenores de las distintas manifestaciones de los diversos Antruejos de la provincia de León, con personajes tan representativos como los Zamarrones de Riaño, los Zafarrones de Riello, los Guirrios con su toro, de Velilla de la Reina y de Llamas de la Ribera, los Jurrus de Alija del Infantado, el Campanón de Cabrera y los donados este mes como son el Guirrio y el Toro de Carrizo de la Ribera para, a continuación, realizar en el área de Didáctica una máscara del Toro, protagonista del Programa Enmascárate de este año.

Todas estas representaciones poseen valores antropológicos muy notables, con un fuerte arraigo del Carnaval en la cultura de los pueblos y en sus tradiciones, así como plena salud hoy día como manifestación de Patrimonio Inmaterial. En él se une a la alteración propia de lo cotidiano, la transformación del uno y el común por medio de disfraces y máscaras, que integran a su vez lo pagano en lo religioso. Asimismo favorece la interactuación social del grupo y de la comunidad a través de la impersonalización y participación, reforzando las señas identitarias dignas de ser preservadas como otro aspecto más de la cultura material y del patrimonio intangible leonés.

Así pues les animamos a participar y disfrutar de estos talleres carnavaleros donde se trata de dar una continuidad a estas tradiciones del ciclo invernal que aún hoy se realizan a lo largo de toda la geografía de la provincia de León y cada vez con mejor salud y más vigor.

miércoles, 13 de febrero de 2019

ACTIVIDADES MUSEO ETNOGRÁFICO PROVINCIAL DE LEÓN MES DE FEBRERO 2019


PRESENTACIÓN LIBRO, CUENTACUENTOS Y TALLER


“ANTRUEJO. El misterio de las máscaras de invierno”.

Autora: Vanesa Díez Rodríguez
Ilustradora: Noelia García Hernández

Domingo, 17 de febrero 17,00 h.
Patio Espacio Peregrino. Planta Baja. Museo Etnográfico Provincial de León
Mansilla de las Mulas. Actividad Gratuita



La Diputación de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León en colaboración con la autora Dª. Vanesa Díez Rodríguez, organizan la presentación del LIBRO:

“ANTRUEJO. El misterio de las máscaras de invierno”

El próximo domingo día 17 del presente mes de febrero, tendrá lugar en el espacio Patio Peregrino del Museo Etnográfico Provincial de León, sito en Mansilla de las Mulas, la presentación del libro “ANTRUEJO. El misterio de las máscaras de invierno”, contando para la ocasión con la presencia de su autora, Vanesa Díez Rodríguez, autora asimismo de libros como: Colinaverde, La Vieja del Monte, ¡Estoy aquí!.

Antruejo es un libro destinado no solo al público familiar, sino también a los amantes de las mascaradas, a los curiosos, coleccionistas o seguidores de las tradiciones. Con magníficas ilustraciones de Noelia García Hernández a base de lápices, collage y acuarela, Antruejo nos transporta miles de años atrás, cuando los etnógrafos ubican el inicio de las mascaradas.

A través de un cuento conoceremos como una aldea, temiendo la llegada del invierno y con pocas provisiones, necesita comunicarse con la Madre Naturaleza y, a la vez, devolver la alegría y la esperanza a su pueblo. 

“ANTRUEJO. El misterio de las máscaras de invierno”, nos traza también un pequeño recorrido por las mascaradas tradicionales a las que aún podemos asistir, nos presenta un juego en el que identificaremos distintos personajes y un rincón para disfrutar de varios poemas, cada uno de ellos con una peculiaridad.

El toque curioso lo pone “Un poblado antiguo”, una ilustración a doble página repleta de datos y curiosidades acerca de la vida en épocas pasadas.

Tras la presentación y cuentacuentos, tendrá lugar un pequeño taller en el que los asistentes realizarán una máscara. Así pues, les animamos a participar y disfrutar con la presentación de este libro dando comienzo a este ciclo invernal con las fiestas de los carnavales.

ACTIVIDAD REALIZADA





PIEZA DEL MES: FEBRERO 2019


“El Guirrio y el Toro. El antruejo de Carrizo de la Ribera”.

Investigador: Roberto Marqués y Asociación Cultural “La Trepa”.
Donación:     Asociación Cultural “La Trepa”.

Sábado, 16 de febrero de 2019
17:30 h.

Área 26. El ciclo festivo. Planta Segunda.
Museo Etnográfico Provincial de León. Mansilla de las Mulas.
Actividad Gratuita



La Diputación de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León, en la Actividad “Pieza del Mes”, ha programado este mes de febrero como homenaje de los ritos de invierno que aún hoy se realizan por toda la geografía provincial relacionados con el solsticio de invierno, la navidad, el carnaval y con la cada vez más creciente recuperación del antruejo, antroido, antruido, entroido, entroydo o introito, la disertación sobre una “El Guirrio y el Toro de la localidad de Carrizo de la Ribera, que la Asociación Cultural “La Trepa” ha donado recientemente al Museo. 

Los orígenes de las mascaradas los encontramos en diversos ritos relacionados con la naturaleza y la cosmología prerromana. Son manifestaciones festivas relacionadas con la cultura de las comunidades tradicionales. Su finalidad era traer fertilidad a los campos, a los animales y a las propias comunidades campesinas, ayudando también al paso cíclico de la comunidad de la oscuridad a la luz a partir del solsticio de invierno.  Se utilizan para ello personajes las más de las veces enmascarados, representando seres, personajes y zoomorfos, incluso fantásticos, acompañados de cencerros, esquilas, campanones, campanillas, etc, utilizados de forma propiciatoria no sólo para despertar la naturaleza dormida del invierno sino también para ahuyentar los malos espíritus. Así mismo, suelen acompañarse de instrumentos fustigadores como tijeras, tenazas articuladas, tridentes, vejigas hinchadas, etc. La mascarada se realiza principalmente durante el ciclo festivo de invierno, desde diciembre hasta el Carnaval.

La provincia de León cuenta con un gran número de estas mascaradas, siendo en esta ocasión el “El Guirrio y el Toro” de Carrizo de la Ribera, los protagonistas de la “Pieza del Mes”. Será D. Roberto Marqués y la Asociación “Trepa”, quien nos acerquen a este ciclo festivo con el título: “El Guirrio y el Toro. El antruejo de Carrizo de la Ribera”.

En estos carnavales destacan elementos peculiares como el “Tetumbo”, composición poética de carácter satírico expresada oralmente que recitada o cantada describe hechos destacados que hayan sucedido durante al año en la comunidad. El viernes anterior a Carnaval, conocido en Carrizo como Viernes Llardeiro, sale la ronda nocturna de la comparsa, agrupación de mozos y mozas, vestidos como los guirrios pero en vez de abarcas llevan botas y con sombreros de paja y van acompañados de La Tarara, un muñeco femenino que sujeto a un poste móvil y subido en un carro, mantiene un diálogo jocoso con la comparsa. Al día siguiente, es decir, el Sábado Fisolero los Guirrios y Toros, y otros personajes secundarios como el Pellejo, la Gomía, la Tarara, el Hombre de la Cancilla, el Encisnador, etc. se congregan en torno a la hoguera donde hacen una demostración de buen toreo, con merienda y baile para todos los vecinos. El Martes de Carnaval, es el último día de celebración del antruejo, es el día del Trago, cuando la Junta Vecinal entrega vino a cada vecino, acompañado de escabeche y embutidos. Otros alimentos de la gastronomía local de esta fechas incluyen arroz con llosco, producto derivado del cerdo, sopas de peces y de postre fisuelos, flores, orejas y figüelas. 

Con esta actividad se quiere homenajear a todas las manifestaciones leonesas del mismo tipo que reivindican la acción de “correr el carnaval” con personajes como zamarrones, zangarrones, zamarreiros, vejigueros, paparrachos, jurrus, birrias y guirrios y de otros como toros, burros, osos, ciervos, toreros, madamas, tararas, gomias, ciegos, lazarillos, madamitos, arrumacos, juanillos, gitanos y otros que aún residen en la memoria, así como a todos aquellos niños, jóvenes y público en general que con su presencia y participación en esta actividad justifican e incentivan su pervivencia y sobre todo animan a su recuperación.

ACTIVIDAD REALIZADA

Donación de Guirrio y Toro de Carrizo de la Ribera.
 Asociación Cultural "La Trepa".

Pieza del Mes "El Antruejo de Carrizo de la Ribera".
Investigador D. Roberto Marqués.
A la derecha D. Javier Lagartos (MEPL).

D. Roberto Marqués. Investigador de la Pieza del Mes
"El Guirrio y el Toro: El Antruejo de Carrizo de la Ribera".

Pieza del Mes "El Antruejo de Carrizo de la Ribera".
 Asociación Cultural "La Trepa".

domingo, 20 de enero de 2019

NOTICIA: Las guardianas de la memoria de Villademor


Teresa Giganto | 20/01/2019

LNC DOMINGO. Todas son mujeres y todas viven en este pueblo del sur de León en cuya memoria escarban para recordar las canciones con las que crecieron
De bebés, las nanas. De pequeños, las canciones de comba. Conforme los años iban pasando llegaban las canciones de ronda, el ritmo de la vendimia, el ramo del matrimonio, las coplillas que hablan del pueblo, el pasodoble en la fiesta... Y así la música acompaña a la vida por sus diferentes etapas dejando junto a ellas una huella en la memoria. A ella han echado mano un grupo de mujeres de Villademor de la Vega que se han propuesto cantar y contar lo que ha cambiado la vida haciendo un repaso a la propia a través de las letras de esas canciones que las acompañaron a ellas en los recreos de la escuela, en los días interminables de vendimia y en el día de su boda. Son las guardianas de la memoria, las que cuentan que hace 50 años las calles del pueblo eran de barro, las que a pesar de todo recuerdan el trabajo del campo con alegría y las noches de ronda con la misma ilusión con las que a ellas las rondaron. Eso ya es recuerdo, pero también historia que se han empeñado en transmitir.

"Los besos no hacen chiquillos pero llaman a vísperas", recuerdan que las decían sus madres antes del baile.
Todo comenzó hace tres años, cuando empezaron a reunirse una tarde a la semana con la excusa de aprender a tocar la pandereta. Pronto esos encuentros, regados con el licor de uvas de prieto picudo que nadie sabe bordar como lo hace Pili, se convirtieron en encuentros en los que echar mano de la memoria para recordar tiempos pasados. Y hablar de momentos era rememorar también las canciones con las que los acompañaron. María, encargada de transmitirles los ritmos de la alegría del baile que siempre ha sido la pandereta, comenzó a grabar y a anotar cada historia que allí se contaba. Al calor de los recuerdos salió un cancionero de lo más variopinto, con letras que hablan de años de miseria, de trabajo duro en el campo y de mujeres que vivían un paso por detrás de los hombres. 

«Las fatiguitas del mundo, olé y anda, las pasamos las mujeres esperando a los maridos, que de la taberna vienen. Los unos vienen borrachos, olé y anda, los otros ya no se tienen, los otros vienen diciendo, mataremos las mujeres». Esta es sin duda una de las letras más duras de las traídas al presente y todo porque muchas de ellas se la escucharon a sus madres, siendo la tradición oral la encargada de mantener con vida canciones que, aunque indeseables, pusieron también el ritmo a la pena que muchas pasaban en casa haciendo las cuentas para tener algo en la despensa para comer y procurando que además en sus cuentas quedase una perra para que el marido gastase en la taberna. Lo cuentan como si fuesen un libro abierto, invitando a que el resto de vecinos puedan entrar en sus recuerdos para que estos no se olviden ya que forman parte de la historia del pueblo como de ella forman parte los interminables días de vendimia. De ellos recuerdan las friegas, «que a mi nunca me las dieron en el culo, pero sí alguna vez en la cara», recuerda Pili. Y es que a ella sí le tocó subirse al carro para ir a uvas y aguantar que los mozos más picarones se las restregasen. Pero lo recuerda sonriendo porque «aunque eran días de mucho trabajo, también eran de alegría». «Las cuadrillas de vendimiadores se picaban a ver quién cantaba mejores coplas y los amos nos decían aquello de ‘¡Canta ligero!’ para aligerar también la tarea», cuentan. También relatan que el último baile en el salón de la Señora Rafaela era siempre el del Gato Montés y que antes de ir a él las madres les decían aquello de que «los besos no hacen chiquillos pero tocan a vísperas». No se olvidan del ramo que se contaba el día de la boda, haciendo que «vivan y revivan los señores novios» y tampoco de canciones como la del ‘Pollo cojo’ que en tantas fiestas entonaron. 

‘Cántate una vida’ es el título de la actuación de esta tarde en la Casa de la Cultura de Villademor Todo ello lo pondrán sobre el escenario de la Casa de la Cultura de Villademor de la Vega este domingo a las 19:00 horas con una actuación que lleva por título ‘Cántate una vida’, un acto que será además el broche a dos fines de semana de fiestas en honor a la Virgen de la Piedad y a San Antonio. Las guardianas de esta memoria son María, Esther, Elena, Jeromita, Emilia, Leonorita, Pili, Maruja, Visita y Margarita. También Daniela, la benjamina del grupo y la que más salero le pone a la pandereta demostrando así que la memoria de Villademor tiene cantera para seguir sobreviviendo al paso de los años. No había hombres hasta que llegó Sergio con ganas de sumarse al grupo y que este domingo no debutará pero escuchándolas ya se le van las manos al ritmo. Y así, poco a poco, el grupo de mujeres que guarda la memoria de Villademor va creciendo siendo mucho más que un grupo que canta. Visita lo reconoce: «Esto para las personas que vivimos solas es algo muy bueno porque lo pasamos bien». Y María, la joven del pueblo que coordina la actividad, lo tiene claro: «Ser un pueblo pequeño y envejecido no es sinónimo de ser un pueblo sin actividad. Y nosotros vamos a demostrarlo con nuestra particular ‘folkiterapia’, que no es otra cosa que juntarnos, cantar, recordar y compartir».

domingo, 13 de enero de 2019

PRESENTACIÓN LIBRO: "PACO ROBLES. El niño vasco de Mansilla de las Mulas".



Autor: Miguel Ángel Fernández Fernández
Sábado, 19 de enero 17,30 h.

Patio Espacio Peregrino. Planta Baja. Museo Etnográfico Provincial de León

Mansilla de las Mulas. Actividad Gratuita


La Diputación de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León en colaboración con el autor D. Miguel Ángel Fernández Fernández, organizan la presentación del LIBRO editado por ENCUENTROS:
“PACO ROBLES. El niño vasco de Mansilla de las Mulas”
El próximo sábado día 19 del presente mes de enero, tendrá lugar en el espacio Patio Peregrino del Museo Etnográfico Provincial de León, sito en Mansilla de las Mulas, la presentación del libro “PACO ROBLES. El niño vasco de Mansilla de las Mulas”, contando para la ocasión con la presencia de su autor, Miguel Ángel Fernández, el prologuista del libro, Toño Morala, el director general de Deportes del Gobierno del Principado de Asturias y alcalde de Mansilla de las Mulas de 1999 al 2003 Ramón Tuero, y el protagonista del libro Francisco Robles.
El libro trata sobre la historia de Francisco Robles, un niño de la guerra, nacido en la capital leonesa el 25 de junio de 1926. Su madre se llamaba Martina Hernando y su padre, Germiniano Robles, éste procedía de Mansilla de las Mulas y se fue a Vizcaya cuando le ofrecieron un trabajo en el departamento de Química de los Altos Hornos de Vizcaya. Francisco Robles tuvo dos hermanos María Jesús y Pedro Luis, fallecido recientemente. Él y su hermana fueron embarcados en Santurce en el buque Habana el 20 de mayo de 1937, en plena guerra civil, con destino a Inglaterra. En el barco iban 4.000 niños. Aquel fue un viaje sin retorno para muchos de ellos que cambió sus vidas. La mayoría de ellos eran vascos aunque con ellos también iban dos leoneses, uno de ellos era Paco Robles que tiene ahora 92 años.
El autor y el protagonista del libro, en primera persona, nos hablarán de esta historia real que por desgracia tuvieron que vivir tantas familias a causa de la guerra y lo harán en el lugar donde Francisco Robles vivió los años de su infancia, Mansilla de las Mulas. Les esperamos con la convicción de que será una tarde para recordar una historia que nunca se debería olvidar.
ACTIVIDAD REALIZADA

Javier Lagartos Pacho, Director MEPL, en la presentación
 del libro,con Miguel Ángel Fernández, autor, Francisco Robles,
 protagonista,  Toño Morala, prologuista y Ramón Tuero,
 director general de Deportes del Gobierno del Principado de
 Asturias y alcalde de Mansilla de las Mulas de 1999 al 2003

Miguel Ángel Fernández, autor
del libro, Francisco Robles, protagonista del mismo

De izquierda a derecha Toño Morala, Francisco Robles,
 Miguel Ángel Fernández y
Ramón Tuero

Un momento de la presentación del libro:"PACO ROBLES.
El niño vasco de Mansilla de las Mulas"



Paco Robles presentando la placa conmemorativa,
regalo del Ayuntamiento de Mansilla de las Mulas.
Más información: lanuevacronica.com

NOTICIA: Los personajes del tío Ful: El Moreno de Casares

El moreno de Casares. Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 12/01/2019
lanuevacronica.com
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 12/01/2019
Personajes Pastor de vocación durante toda la vida, desde los 8 años, "que ya bajé a Extremadura con las ovejas". Presumía de que "nunca me levanté después de amanecer", ahora ya sí
El Moreno es uno de esos nombres míticos de la historia local del pastoreo, las ovejas, la trashumancia...

El Moreno no necesita nombre ni apellidos, todos saben que es El Moreno de Casares, duro como las peñas, pastor de largo recorrido. «Con ocho años ya andaba con el rebaño, ya bajé a Extremadura con la trashumancia, es lo que había en casa, lo que mamé y lo que me gustaba».

- ¿Es verdad que nunca te levantaste después del amanecer?
- Tan verdad como que estoy aquí. Antes de que amaneciera ya sentía a los mastines y arriba.
- ¿Por si los lobos?
- Por las ovejas, que hay que cuidarlas. Los lobos nada, con buenos mastines ya pueden dar las vueltas que les de la gana que al rebaño no entran.

Siempre tiene la mirada puesta en el horizonte, como si por allí anduvieran todavía los rebaños, como si viera a los mastines en su sitio de vigilancia... «Si por mi fuera seguía con los rebaños, hasta los 86 años estuve al pie del cañón, las cuidé, las bajé primero a Extremadura, después, ya más acá en el tiempo, hasta la Ribera... Y porque me fallan las piernas que si no seguía con ellas ¿dónde mejor?».

- ¿Lo dices cómo si los ‘humanos’ te trataran mal?
- ¿No acabas de ver cómo me machacaron al tute?, sin ningún respeto por las canas.

Y es que El Moreno mata ahora las tardes en el bar de Casares, jugando la partida en el único bar del pueblo y que no falte).

- ¿Ahora ya no te levantas antes de amanecer?
- ¿A qué? Aguanto en la cama hasta las diez o más, según el frío, que con estas heladas, ¿quién sale?
- Salías tú cuando tenías ovejas.
- Y qué más quisiera que seguir saliendo. Pero el reúma...


lunes, 7 de enero de 2019

PIEZA DEL MES DE ENERO 2019

 
“Coche de pedales. Los juguetes de la burguesía de principios del siglo XX”.

Investigadora: Dª Patricia Centeno del Canto
                        Responsable del Museo Sierra Pambley.

Sábado, 12 de enero de 2019
17:30 h.

Área 25. El ciclo de la vida. Planta Segunda.
Museo Etnográfico Provincial de León. Mansilla de las Mulas.
Actividad Gratuita



La Diputación de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León, en la Actividad “Pieza del Mes”, ha programado para este mes de enero una conferencia que lleva el título: “Coche de pedales. Los juguetes de la burguesía leonesa de principios del siglo XX”. En esta ocasión será Patricia Centeno del Canto, responsable del museo Sierra Pambley, quien nos introduzca en este mes, eminentemente ligado al juguete y a los niños, con un elemento representativo de los juegos infantiles de la burguesía leonesa de principios del siglo XX como es un coche de pedales.

Para la investigadora los juguetes se constituyen en muchas ocasiones como testigo de una época. Objetos dotados de un significado cultural que reflejan la condición social y nivel económico de sus propietarios. Para los niños son herramientas que explican el mundo que les rodea y por tanto el juego y el juguete tienen una función didáctica clara.

A través  del coche a pedales realizado en zinc y hierro, expuesto en el Museo Etnográfico Provincial, Patricia Centeno hablará de los orígenes del juguete industrial español y la aparición de los medios de transporte de tracción mecánica y en especial de los automóviles que supusieron una auténtica revolución en el modo de vida de ese momento y que continúan siéndolo en la actualidad.


La investigadora hará un recorrido por los coches transformados en juguetes para niños, los primeros modelos de coches a pedales, fábricas, características de los años 20 y 30 y hablará de cuál ha sido su importancia, trascendencia y su valor etnográfico y antropológico.
 
ACTIVIDAD REALIZADA
 
F. Javier Lagartos Pacho, Director MEPL, presentando a la
conferenciante, Patricia Centeno del Canto


Patricia Centeno del Canto, responsable del Museo
Sierra Pambley, en un momento de su conferencia.


Patricia Centeno del Canto en otro momento de la
conferencia.

Patricia Centeno del Canto, responsable del Museo Sierra
Pambley hablando sobre los juguetes de principio de siglo.

Patricia Centeno del Canto.