viernes, 14 de enero de 2022

NOTICIA: De la Piedad a San Antón: «Chitón»


El lógico frío del arranque del año por enero, llena de alusiones el paremiológico refranero. Y que se va a hacer si es lo normal «por este tiempo», más allá de pareados y el título confirma. «Nestus díes», como antaño alguno parlase, por muchos sitios de la provincia además de «un frío de alma» pasan más cosas. Sin ir más lejos, la popular celebración de los llamados «Santos de invierno», «Santos barbudos» o «Santos con botas» —además de otras acepciones—, entre los que cada día 17 San Antón «escumienza» el lote. Ya lo mostraba «el decir» de tantos lugares en España: «de los Santos frioleros, San Sebastián el primero; detente varón, que el primero es San Antón».

«Echando un vaso», mi amigo Santiaguín —vocacional joyero gordonés en la castiza calle Ancha y sagaz contertulio «a la vieja usanza» en la más socarrona y espontánea disposición para «el dardo en la palabra»— me recordaba el refrán que titula «estas letras». Luego, dirección a San Isidoro, gélido y con fuerza soplaba «el norte» por Torres de Omaña —en el barrio de Santa Marina—. La circunstancia sirvió para que además, al modo de la costumbre montañesa del Alto Bernesga donde se crio, Santiago me contextualizara en el mes y contase que, también por este tiempo, el menguante de la luna hace que por León ésta sea visible sobre el tibio azul de la tarde en su peculiar «silueta mentirosona», antes de anochecido y mientras merman el sol y el barómetro. Algo parecido a como, ya amanecido, el creciente da pie a similar vista en algunas mañanas de helada y característico blanco manto en «praos», «barcillares» y «majuelos», como bien conocen los cazadores. Pues bien, éste es el invernal tiempo por San Antón, si es que no nieva.

Pero este año «la gafura» de la pandemia y las precauciones ante la misma, de nuevo, van a impedir en muchos puntos de la provincia cumplir con la tradición. La Bañeza ya lo ha anunciado y se unirán más a la iniciativa, sin faltar lugares donde con precauciones y formatos acordes a norma no se interrumpa. Por tanto, complejo panorama para los actos habituales y procesiones con el Santo y su inseparable «gocho» al modo que la costumbre ha marcado a cofradías, parroquias o los propios vecinos en pueblos y ciudades —para los curiosos, más en mi blog http://elrincondesanantonenlascomarcasdeleon.blogspot.com/—.

"Me recordaba Santiago también que, «cuando la pandemia de hace un siglo», a pesar de las muchas víctimas, la situación dio pie a reflexiones como aquella de «menos mal que esto vino por las personas que, si viene pol ganao… la ruina total». Tal vez San Antón los protegió, pues no se podían perder salvando con ello tantas economías de los supervivientes."

En muchos lugares desde Cacabelos hasta la otra punta de la provincia tal vez de modo excepcional no se cumpla la costumbre y bendición de animales, litúrgico rito que caracteriza la celebración de su Santo protector. No obstante, «con cuidado», en la capital si contaremos con la misma en San Marcelo, pero no de modo individual sino colectivo. Y también «canto del ramo», campanas, «vueltas del santo», Santa Misa, «refranes» al Santo, en esta ocasión sin gente ante la puerta de la iglesia. La víspera habrá «hoguera», «refranes» con Manu Ferrero y «coplas» con José María Merino —paisano y académico de la RAE—, pero no en la acera de Botines. Será al lado, sin el calor del público «a puerta cerrada», aunque retransmitida desde el claustro del Palacio de los Guzmanes. Así, de modo testimonial, trataremos también de no olvidar la costumbre del «sorteo del gochín de San Antón» de la Guzmana, al vacío y etiquetado como los productos del cerdo obsequiados y recogidos «en ronda» por los comercios colaboradores habituales. Habrá «Cotinos» y «fervudo» y, sin «laconada» para cenar, echaremos en falta a dos habituales puntales inolvidables: nuestros hermanos Miguel y Liberto. Pues, ¡Que viva San Antón, que pascuas ‘ntuvía son!

NOTICIA: Los mejores días de 2022 para cultivar, construir y amasar

El calendario San Jorge para la agricultura y la construcción, del arquitecto leonés Francisco Alonso Alonso, incorpora este año como novedad los días favorables para amasar el pan. Después de treinta años basado en la astronomía, la experiencia agrícola y constructiva y la tradición rural, el almanaque que homenajea al mito griego de Jorge, añade los días más propicios de cada mes al proceso de levaduras y fermentos ante el «creciente interés en la elaboración de pan casero», apunta.

                             
 El arquitecto Francisco Alonso Alonso con el calendario San Jorge 2022.
MARCIANO PÉREZ

13 DE ENERO DE 2022, 19:54

Cobijado, que no retirado, en su pueblo natal de San Esteban de Nogales, Francisco Alonso, arquitecto pionero en la bioconstrucción en León, introduce en la edición 2022 del calendario San Jorge un texto complementario de los procesos de la tierra hacia su fertilidad, por ser esta fertilidad principal factor de salud para las plantas y su autodefensa contra los posibles parásitos. «Planta sana en suelo sana», afirma Alonso.

Las conversaciones que mantiene con los agricultores que siguen el calendario «me transmiten que su atención en los procesos de sus cultivos va dirigida principalmente a la observación de las plantas en su crecimiento, floraciones, etcétera y hacia sus parásitos y plagas» y en consecuencia dirigen «su acción cuidadora en este sentido de lo observado».

De esta manera, su acción va encaminada «al cuidado con abonos fertilizantes y plaguicidas contra los parásitos», puntualiza, mientras «olvidan generalmente la importancia de los cuidados de laboreo a la tierra en que se asienta la planta, como primer factor de salud».

«La tierra equilibrada de un huerto sano, equilibra la planta en sus partes, equilibra el alimento de ellas y a las personas alimentadas, en el continuo energético que media entre la tierra sana y la alimentación sana», añade. También incorpora los nodos ascendente y descendente de la Luna como pasaje del ciclo que incide en los cultivos de viñedos y frutales.

Del cosmos al humano
«La tierra equilibrada de un huerto sano, equilibra la planta en sus partes, el alimento y a las personas»

En la parte del calendario Alonso realiza una valoración al momento de la puesta en obra de los materiales con argumentos para ser tenidos en cuenta por la importancia que tiene en la estructuración de los materiales. Frente a las prisas del rendimiento de la dinámica social actual, propone «un buen hacer que sirva en el tiempo en lo que debe perdurar».

Otra aportación del calendario es señalar el apogeo y perigeo lunar que en lo constructivo actúan en la unión de los materiales.

El calendario, que cuenta con treinta años de andadura, está basado en la astronomía, la experiencia agrícola y la tradición popular del mundo rural. Francisco Alonso apunta que de la misma manera que «la Luna y el Sol pasan por el firmamento deben pasar también por nosotros mismos».

El primer de calendario fue una aportación personal de Francisco Alonso a la asociación de cultura tradicional San Jorge de San Esteban de Nogales con el fin de obtener fondos para la asociación.

El arquitecto unió el vínculo de las actividades tradicionales de la asociación y lo tradicional de la agricultura propia del pueblo, también como herencia del asentamiento cisterciense del monasterio de Nuestra Señora de Nogales, «que sin duda aportó una experiencia de territorio y labores agrícolas de varios siglos que aún permanecen vivos».

«Poco después, atraído en mejorar mi acción agrícola de huerta asistí a los cursos de Dª Mª Thum de quien aprendí sus propuestas biodinámicas de fertilidad y lo que concordaba con la experiencia tradicional de las agriculturas locales, aportando la cualidad astronómica de el ciclo lunar de forma no solo intuitiva y experiencial, también cientifica en la conciencia de lo lunar planetario y zodiacal», explica.

Motivado por aquellos cursos, preguntó a la doctora por la aplicación de estos principios a la construcción. «Me contestó a través de su intérprete, que se estaba haciendo en Alemania en grupos de arquitectos la investigación de cómo influían los ritmos de la Luna en el momento de la puesta en obra de los materiales de construcción», relata Alonso. A partir de ahí, derivó hacia «este enfoque arquitectónico tan apasionante por lo experiencial en su conexión al cosmos».

La señora Thum siempre aparece en los agradecimientos del calendario, seguida por Dominga, madre del arquitecto, su padre y todos los abuelos y agricultores que le han transmitido conocimientos sobre la tierra y la lista de refranes que de año en año aumenta con las aportaciones de sus conocidos y seguidores.

Dedicatoria que amplía a la Asociación G.E.A «por divulgar la geobiología como herramienta agrícola y bioconstructiva para el buen hacer agrícola y edificatorio, en la conciencia de el buen sitio» y a los impulsores y practicantes de las nuevas agriculturas como la biodinámica, permacultura, orgánica, ecológica, regenerativa y otras experiencias que aún individuales colaboran a un presente agrícola con futuro.. y a todos los principiantes en su impulso de crear huerto».

Cada mes va encabezado por un refrán seguido de un comentario sobre la tendencia del tiempo atmosférico, las actividades propicias con el ciclo ascendente y descendente de la Luna y un cronograma zodiacal en color con las indicaciones de las constelaciones que dominan cada día y su influencia en los ciclos del mundo vegetal.

En relación a las fases lunares, también indica las recomendaciones de siembra según las tradiciones locales. Así, la Luna nueva es propicia para la siembra de apio, borrajas, rábanos, violetas, mejorana, rábanos, alfalfa, centeno, garbanzos, lentejas, mijo.

Las acelgas, endibias, hinojo, perejil, manzanas, maravillas, trigo, habas, zanahorias y nabos tienen su mejor momento de siembra con la Luna llena. Para la luna vieja son propicias las Coles, calabazas, espinacas, lechuga, pepino, puerros, zanahorias, albahaca, cardo, melón, puerros, cebollas, azafrán, avena, cebada, yerbas, chirivías, ajos, rábano, pepinos y alcachofas. Y cuando la luna mengua es buen momento para podar viñas, recoger fruta, trillar, moler y segar hierba, según el momento agrícola.

Para hacer pan y fermentados los días propios son los que tienen la luna frente a constelaciones de luz (Acuario, Libra, Géminis), mientras que para las levaduras, fermentos, hongos y otras microfloras son los que tienen la luna frente a constelaciones de calor (Sagitario, Leo, Aries).

Son días favorables a la preparación de yogur, queso, kefír, kinchi, sucruch y otros fermentados, mientras que son desfavorables los días húmedos y térreos. El calendario indica en cada mes los días propicios para estas tareas que han ido en aumento en los domicilios a raíz de la pandemia y la variedad de cereales que hay en el mercado.

El almanaque de Francisco Alonso ofrece también apuntes sobre preparados biológicos para combatir plagas y enfermedades, humedecer y nutrir el compostero. Los periodos idóneos para los riegos en función de la Luna, los días alterados de atmósfera ionizada y revueltas de tiempo, los días propicios a la construcción y recomendaciones para aplicación de terapias son otros de los apartados del calendario de San Jorge 2022.

El nombre lo tomó del mito griego de Jorge —cultivador de Gea— que «conociendo las energías del dragón, encuentra fortuna en el laboreo, emoción en el cultivo y felicidad en la recolección», apunta Francisco Alonso. San Jorge se trasladó a la tradición cristiana precisamente al 23 de abril, «hagiograficamente en la diagonal cósmica que abre el año con fuerza fértil».

Alonso apunta que el mismo día se celebra Aquíleo, patrón de las emociones, que da nombre a la planta Aquilea o Milenrama; Fortunato, patrón de «la fortuna de los hallazgos», invocado para encontrar objetos perdidos y la fertilidad del campo de cultivo enraizada en invierno. Y Félix, patrón de la felicidad.

«Así, cultivar-emoción-hallazgo-y-felicidad reúnen la misma celebración» que «expresa a la vez, el conocimiento del comienzo del ciclo de fertilidad, la aquilea emoción de labor agrícola, el encuentro con el fruto esperado y la gozosa felicidad». El calendario también cuenta con la inspiración de las deidades femeninas Gea, Rea, Hera, Cibeles, Démeter, Perséfone, Isis, María, Sofía... «reconocidas en las actividades propias de Madre Materia, atribuyendo a lo silíceo el percibir y pensar, a lo calcáreo lo volitivo y apetitivo y a lo arcilloso lo rítmico y afectivo».

El calendario, autoeditado por al autor, se vende en las librerías Pastor, Leopoldo y Artemis de León.

martes, 21 de diciembre de 2021

EXPOSICIÓN TEMPORAL. Delibes en la llanura leonesa. Un viaje por las tierras llanas de León, siguiendo los pasos del escritor.

 MUSEO DE LOS PUEBLOS LEONESES

DÍAS: del 21 de diciembre del 2021 al 3 de marzo del 2022

INAUGURACIÓN: martes, 21 de diciembre del 2021, a las 12:00 h.

LUGAR: Museo de los Pueblos Leoneses. Mansilla de las Mulas





La Diputación de León y la Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua promueven en el Museo de los Pueblos Leoneses situado en Mansilla de las Mulas la exposición 'Delibes en la llanura leonesa', un montaje que rinde homenaje a los vínculos que el periodista y escritor vallisoletano mantuvo con la provincia leonesa, a la que se desplazó en numerosas ocasiones llevado por su pasión por la caza, la pesca o motivos familiares o naturalistas.

La muestra, organizada con la colaboración de la Fundación Miguel Delibes, representa una invitación a conocer los paisajes de la provincia de León que el periodista y escritor vallisoletano recorrió durante sus andanzas como cazador y pescador. La programación de esta exposición, que permanecerá abierta hasta el 3 de marzo, coincide con la reciente conmemoración del centenario del escritor y periodista vallisoletano Miguel Delibes.

El proyecto, comisariado por el periodista José Antonio Quirce, describe a través de un conjunto de paneles algunas de las comarcas y parajes que Delibes visitó durante su vida al aire libre. Secarejo, Valencia de Don Juan, Puente Villarente, Riocamba y Gusendos de los Oteros son paradas obligadas en este recorrido geográfico y literario, que invita a conocer la provincia leonesa a través de su trabajo y que viaja por las comarcas y pueblos que el autor conoció en profundidad en sus reiterados viajes.

'Delibes en la llanura leonesa' se complementa con algunos objetos personales del escritor, utilizados en sus 'cazatas' y 'pescatas' por estas comarcas leonesas como sus botas de campo, cazadora, cañas y moscas de pesca y otros objetos personales, expuestos en esta sala.

Cazador

El escritor recorrió León en sus andanzas como cazador, como queda reflejado en sus libros ('El último coto', 'Las perdices del domingo', 'Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo') y pescador ('Mis amigas las truchas'). Sus partidas de caza menor (los 'ganchitos' en los que participaba toda la cuadrilla; Miguel, su hermano Manolo y los hijos del escritor, que se van incorporando según van creciendo) y sus caminatas por las riberas de los grandes ríos trucheros leoneses se reflejan en numerosas citas que sirven como puerta para recorrer estos destinos geográficos.

La muestra presenta un breve recorrido por los parajes que visitó en sus viajes de caza, pesca, familiares o naturalistas, y que aparecen citados en sus obras. Sus diarios de caza ('Las perdices del domingo', 'El último coto'…) y de pesca ('Mis amigas las truchas') describen anécdotas y vivencias del escritor en estos parajes leoneses.

Además, se nuestra una selección de frases extraídas de algunas de sus novelas más populares ('El camino', 'Las ratas' y 'El hereje)' que guardan relación directa con la naturaleza de este entorno: el paisaje del cereal, las comarcas vinícolas, las riberas fluviales, los páramos y bosques quedan recogidos en este espacio.

Diarios de viajes

La exposición recuerda también los diarios de viajes escritos por Miguel Delibes y su gusto por conocer otros países y costumbres. 'Delibes en la llanura leonesa' recoge el testigo del proyecto digital que el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua desarrolló en 2020 con la colaboración de la empresa Azul Biosphera, por la conmemoración del centenario de Miguel Delibes.

Así, las guías virtuales y 'Delibes en la llanura leonesa' y 'Delibes en el llano palentino', visitables en el sitio web del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua (www.ilcyl.com), fueron los antecedentes de este nuevo homenaje a Miguel Delibes.

jueves, 11 de noviembre de 2021

FERIA DE SAN MARTÍN EN MANSILLA DE LAS MULAS


MUSEO DE LOS PUEBLOS LEONESES

DÍA 11 DE NOVIEMBRE, FERIA DE SAN MARTÍN

ENTRADA GRATUITA

VISITAS GUIADAS: A LAS 12:00 H y A LAS 17.00 H
Además de grupos a cualquier hora









Feria de San Martín. Mansilla de las Mulas. 1954


miércoles, 10 de noviembre de 2021

EXPOSICIÓN TEMPORAL: Menonitas, evidencia de compromiso

 Museo de los Pueblos Leoneses

DÍAS: del 10 de noviembre del 2021 al 31 de diciembre del 2021

INAUGURACIÓN: miércoles, 10 de noviembre, 18:00 h.

LUGAR: Museo de los Pueblos Leoneses. Mansilla de las Mulas

La Diputación de León y el Instituto Leonés de Cultura a través del Museo de los Pueblos Leoneses, programa para los meses de noviembre y diciembre la Exposición Temporal denominada “Mennonites evidence of commitment”, (Menonitas, evidencia de compromiso). Esta exposición se exhibirá durante los meses de noviembre y diciembre en la sede del museo de los Pueblos Leoneses, estando prevista su inauguración para el día 10 de noviembre a las 18:00 h.

La artista, Marta Eva Llamera, artista visual, ha estado fascinada por el color, la luz y las transformaciones visuales que generan. Apasionada por el mundo de la imagen, explora fusionando su fotografía con su pintura en encáustica y expresionismo abstracto.

 Comienza a trabajar en un proceso intuitivo para capturar imágenes, con referencias claras a temas como sueños, reflejos, naturaleza, viajes, autorretrato. La artista ha mostrado su trabajo en numerosas exposiciones internacionales: Estados Unidos, Canadá, Holanda, Reino Unido o Irlanda.

 "Mennonites, evidence of Commitment" (Menonitas, evidencia de compromiso)

Se trata de un proyecto antropológico nacido durante los años de residencia de la artista en Canadá.

             Expuesto por vez primera en España, en el Museo de los Pueblos Leoneses de Mansilla de las Mulas, León, ha sido realizado con todo respeto y admiración hacia la comunidad menonita canadiense- que, a día de hoy, sigue manteniéndose fiel a sus ideas.

             Localizaciones provincia de Ontario; St. Jacobs, Elmira, Elora, Aylmer, Elgin, Guelph, London, Lago Eire (2009-2012)

         Trabajo documental fotográfico de la -Serie Mennonites- 16 imágenes impresas en papel y mostradas en soporte sencillo reforzando el tema de la exposición.

           Presentación libro de fotografía homónimo y proyección de imágenes de la misma serie.

sábado, 23 de octubre de 2021

NOTICIA: Villa Evarista: La bolera con porrón del Ejido Quintín

FOTOGRAFÍA Este merendero con bolera y cuadra fue uno de los lugares más frecuentados y recordados de aquel León de los 60, 70 y 80. Fernando Rubio también estuvo allí con su cámara, en 1972, con él iniciamos los recorridos.


\"En ese patio, a modo de corral leonés, había señores mayores con sus boinas echando una partida de bolos o jugando a la rana\", dice Pérez. | FERNANDO RUBIO


Fulgencio Fernández | 18/10/2021
lanuevacronica
Las fotos de los años 70 de Fernando Rubio, periodista de prensa en León en aquella década, nos conducirán por los recuerdos de lugares, personajes, costumbres, celebraciones, anécdotas... historias que parecen ahí a la vuelta de la esquina pero ya ha pasado medio siglo.
Fernando Rubio nos aportará el recuerdo, la imagen y el comentario de aquel momento que él vivió y cómo lo vivió para abrir la puerta a saber qué fue de aquella ‘historia’, cómo está, qué ha atesorado en estos 50 años de andadura desde entonces. Vaya por delante cómo entiende este gran fotógrafo leonés su oficio, él mismo lo cuenta en una de sus últimas entradas de sus redes sociales, sobre una imagen de la Catedral que invita a pensar en la utilización de filtros pero no es así: "Quiero expresar mi manera de entender la información gráfica: mantener la posición más neutral posible con respecto a lo fotografiado".

La imagen, las imágenes, elegidas para el primer recorrido es de Villa Evarista, un lugar singular y recordado entonces mirando a un descampado desde la orilla del Ejido y hoy en una de las puertas de entrada al Polígono X. Era (porque aún existe pero cerrado y olvidado) un merendero con bolera y cuadra de ganado al fondo pues su dueño, Aníbal, practicaba aquella economía mixta tan propia de la época. En la faceta de la práctica de los bolos se fijó Fernando Rubio, con las fotos entonces y también en su reflexión ahora, que abre con una mirada al barrio, el Ejido, que define como "un paraje para ir a pasear por el verano, varear la lana y rehacer los colchones y, tomarse un refrigerio, merendar y jugar o ver jugar a los bolos o la rana". Y todo esto donde mejor lo hacían los leoneses era en este rincón, al que llegaba el frescor del cercano Torío, Villa Evarista: "Además de bar y merendero, era una bolera emblemática. En mis imágenes evoco el ambiente en el año 1972 y aprovecho para ilustrar los bolos leoneses en un ambiente popular, fuera de los campeonatos oficiales. Un deporte tradicional cuyo origen es celta o romano, según las fuentes", recuerda Rubio y añade en su Facebook unos cuantos enlaces para conocer tanto las diversas modalidades —leonés, riañés, maragato, lacianiego...— como las características y nombres de las bolas, los bolos, el miche, el castro... le gusta a Fernando Rubio bien documentar aquellas imágenes que recuerda.

Ciertamente fue Villa Evarista uno de los centros de reunión más frecuentados durante décadas. Además de la foto fija de Rubio añadiremos otras dos de visitantes conocidos, una anterior a los setenta de Francisco Umbral —con anécdota y hasta noticia— y otra posterior, en los ochenta, de un gran defensor de nuestras tradiciones, el musicólogo Héctor Luis Suárez Pérez.

Que Umbral era cliente de Villa Evarista lo deja claro el hecho de que el escritor —que vivió unos años en la ciudad trabajando en La Voz de León— le dedicó uno de los capítulos de su celebrada ‘Crónica de las tabernas leonesas’, por la que desfilaron los lugares más emblemáticos de aquel León de los sesenta: La Gitana, El Ruedo, El Besugo, la Bodega Regia, La Mazmorra, El Bodegón... y contaba su Historia y jugosas historias, al margen de definirlas con esa precisión e imaginación que le caracterizaba: Ateneo del mus (Casa Benito); Empapelada y de buen nombre (Valdesogo)... para nuestra protagonista también eligió ‘Juego de bolos en Villa Evarista’ y definía el lugar como "la bolera con porrón del Egido Quintín" pues allí, además, se merendaba.

Per ocurrió una cosa curiosa con esta taberna. Cuando la desaparecida La Crónica de León publicó un libro que recogía todas las tabernas que había ido desgranando Umbral en su programa de radio "desapareció" Villa Evarista, por expreso deseo suyo y exigencia para ceder los derechos de hacerlo. En el prólogo del libro se apuntaban las razones, más bien la razón, y que era un detalle de la puerta. En la parte superior de la verja de entrada se leía ‘Villa Evarista’ y en la inferior ‘León. 1932’. Este detalle le dio pie a Umbral para iniciar así su texto: "Desde 1932 —que es un bonito año en que se fue de España el Rey y vino al mundo el cronista— Villa Evarista es el Egido bar situado en el Egido Quintín, casa que fue de la señora viuda de Molleda...".

Con el tiempo parece que Umbral decidió borrar sus dos primeros años de vida —por motivos personales— y sus biografías oficiales decían que había nacido en Valladolid en 1934, por lo que ese 1932 le estorbaba. En El siglo de Umbral, que publicó el Diario de Valladolid, escriben: "Ya en Madrid decide aplazar tres años su nacimiento, con bautizo en la misma pila que Mariano José de Larra".

El cliente de los 80, Héctor Luis Suárez, además de las enormes manos de Anibal, su dueño, recuerda que "algo antes de caer la tarde, se acudía para compartir mesa, tertulia y cantos en la merienda cena como remate de la jornada (ensalada, tortilla y embutido). Al llegar, siempre en ese patio a modo de ‘corral leonés’ había señores mayores con sus boinas echando una partida de bolos o jugando a la rana".
Podría completar el anecdotario un recuerdo que siempre cuenta Trapiello, de cuando en 1974 Manolo Martínez Henares llevó a Villa Evarista a una cantante de moda entonces, Mari Trini, para que conozca un lugar típico. Y dice Trapiello: "Mari Trini flipa con los bolos, la gente, lo suburbial... y se rechupa".

NOTICIA: Los antruejos dan colorido a La Bañeza

El I Congreso Internacional del Carnaval contó ayer con charlas y un concierto a la espera de un desfile esta tarde como clausura del mismo.

A la izquierda, la mesa redonda de la tarde de ayer; y a la derecha, mascarado
 de cinco metros representando a un Jurru de Alija que será quemado hoy.
FERNANDO OTERO

ALEJANDRO RODRÍGUEZ 23 DE OCTUBRE DE 2021, 3:33
Tras la gran acogida el pasado jueves al ‘I Congreso Internacional de Carnaval: Mascaradas de Invierno en Europa’ que se celebra en el Centro Culturas de las Tierras Bañezanas de La Bañeza, en la jornada de ayer volvió a quedar patente el éxito de este evento que pretende poner en valor la importancia de las mascaradas tradicionales de León, Zamora y el norte de Portugal.

Desde las 10.00 horas hasta las 21.00 horas, fueron sucesivas ayer las charlas, ponencias y mesas redondas que se desarrollaron para estudiar a la fiesta tradicional del carnaval que se ha convertido en uno de los principales revulsivo turísticos de las zonas a estudio.

Destacó sobre todas ellas la mesa celebrada ayer por la tarde, en la que bajo la moderación del periodista Pedro García Trapiello, participaron el alcalde de La Bañeza, Javier Carrera, el secretario de la Comunidade Intermunicipal das Terras de Trás-os-Montes, Rui Caseiro y el director del museo de los Pueblos Leoneses, Lucas Morán Rodríguez. Todos ellos participaron en un interesante e intenso debate sobre la importancia de la promoción y la difusión de las mascaradas.

Asimismo, la jornada fue clausurada con un resumen de todas las ponencias que fue realizado por el doctor en Historia de la Uned, Francisco M. Balado. Posteriormente, se puso el broche de oro al congreso académico como tal con un concierto en el Teatro Municipal de Galandum-Galandaina (Portugal) y Los Pamplinas.

PROGRAMA PARA HOY

Tras dos días en los que el I Congreso Internacional del Carnaval se ha centrado en el estudio de los antruejos, el evento se abre hoy al público en general con la celebración de varios actos.

Por la mañana, el congreso se desplazará hasta la localidad de Alija del Infantado donde de 10.00 a 14.00 horas se montará un campamento de Jurrus y Castrones para dar a conocer las singularidades de esta mascarada.

El plato fuerte llegará por la tarde, con un total de 16 grupos de mascarados, con 241 personas, provenientes de las provincias de León, Zamora, del Principado de Asturias y de la vecina región de Trás-os-Montes en Portugal, que participarán a partir de las 18.00 horas en un desfile de mascarados desde la Avenida Vía de la Plata de La Bañeza.

Tras la finalización del desfile y, en torno a las 19.30 horas, se clausurará el congreso con la quema de un mascarado de cinco metros de altura en la rotonda de la Avenida Vía de la Plata. El mascarado, que ya se puede admirar, representa a un Jurru’ del antruejo de Alija del Infantado.