martes, 1 de noviembre de 2016

PIEZA DEL MES: NOVIEMBRE 2016

“Sillón frailero. Del Convento al Museo”.

Investigador: Víctor M. del Pozo Gómez
                      Escritor. Ingeniero Informático

Sábado, 5 de noviembre 17,30 h.

Patio Espacio Peregrino. Planta Baja.
Museo Etnográfico Provincial de León. Mansilla de las Mulas.
Actividad Gratuita



La Diputación de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León, programa en el mes de noviembre para la actividad “Pieza del Mes” la disertación sobre un sillón frailero o silla de brazos. Esta pieza entró a formar parte de la colección del Museo por una donación que D. Luis Feijoo Ramos realizó en el año 2012. Este tipo de sillones se empezaron a utilizar en el siglo XVI, su denominación se debe a que su uso fue mayoritariamente en conventos aunque también se podía ver en casas de gente adinerada. Con el título, “Sillón frailero. Del Convento al Museo”, será Víctor M. del Pozo Gómez escritor e Ingeniero Informático el que nos introducirá en el origen y evolución de este tipo de mobiliario.

La silla tiene su origen en el trono con un significado simbólico de poder y autoridad como sede del monarca utilizándose con esta función ya en Asiria y Babilonia. Aunque son los egipcios realmente los primeros que las utilizan en la vida cotidiana, eran ejemplares en madera tallada con respaldo alto, con cuatro patas rematadas en garras de león.  En la antigua Grecia el sillón aún no estaba introducido en el ámbito doméstico y su uso era puramente ceremonial. En los hogares griegos, encontramos el klismos, silla con cuatro patas y dos montantes elevados sobre el asiento que sostenían un travesaño curvo de apoyo a la altura de los hombros, respondiendo a una posición más natural de la persona que está sentada. En el imperio Romano, el gobierno de la ciudad de Roma correspondía a dos ediles plebe, y dos ediles curules. Estos últimos, utilizaban una silla curul, en forma de X, que era la silla del alto Magistrado. En la Edad Media, son los sillones los que más se  utilizan, introduciendo su empleo desde las categorías más elevadas, civiles y religiosas, a las clases burguesas. Con la llegada del Renacimiento a España, aparecen unos sillones de origen italiano y diseño característico que serán denominados fraileros. Este tipo de sillones formaron parte del mobiliario español durante los siglos XVI y XVII, volviéndose a utilizar en el siglo XIX dentro de la corriente historicista cuando muchos estilos de épocas pasadas como el rococó, renacentista, gótico, etc. volvieron a estar de moda. En nuestros días la fabricación de la silla ya es industrial y su fabricación en serie, prima la comodidad y la funcionalidad con múltiples diseños. Se utiliza todo tipo de materiales desde la madera, al acero, hierro forjado, materiales plásticos, etc.

El sillón elegido como pieza del mes de noviembre es del denominado sillón frailero. Presenta respaldo de cuero repujado con motivos vegetales que crecen en torno a una especie de medallón central. La clavazón metálica, floriforme, es presumiblemente de bronce. Llaman la atención las empuñaduras circulares que se aprecian al final de los brazos, así como el doble respaldo, con columnas de madera en la parte inferior, debajo del respaldo de cuero, algo atípico.

Esta pieza sirve a su vez como base para explicar por parte de Víctor M. del Pozo Gómez, la historia de otro sillón frailero que se encuentra en el Museo de Valladolid y que le sirvió como argumento para escribir su novela “El sillón del diablo”.
ACTIVIDAD REALIZADA
F. Javier Lagartos, Técnico MEPL Y Víctor M. del Pozo
en la actividad Pieza del Mes.

Víctor M. del Pozo en varios momentos de su conferencia.



Público asistente


No hay comentarios:

Publicar un comentario