miércoles, 22 de febrero de 2017

EDITORIAL: Exposición-Muestra de "Antruejos del Reino de León"


La Exposición muestra la tradición de los Antruejos de la Provincia de León desde el miércoles 22 de febrero hasta el próximo 5 de marzo, en horario de 10.00 a 21.00 horas.

Inaugurada por el Presidente de la Diputación de León, D. Juan Martínez Majo y el Presidente de la Federación de Antruejos de la provincia, D. Luis Redondo, se podrá visitar durante las próximas semanas en el Palacio de los Guzmanes, sede de la Diputación de León.

Inauguración de la Exposición "Antruejos del Reino de León". 

Está formada por 21 carteles sobre las fiestas de mascaradas de la provincia de León, que cuenta con casi una veintena de pueblos donde, al igual que ocurre en Zamora, Portugal y en especial en la zona de Galicia, han logrado sobrevivir estas fiestas, de gran interés cultural y antropológico. El proyecto lo dirigen la propia federación de Antruejos en colaboración con la Diputación de León y el Ayuntamiento de León.

Se trata de promover el turismo cultural en torno a las fiestas de mascaradas de la provincia.

martes, 21 de febrero de 2017

TALLER DIDÁCTICO: “ENMASCÁRATE”

MUSEO ETNOGRÁFICO PROVINCIAL DE LEÓN. Mansilla de las Mulas (León).
Sala Didáctica. 2ª planta

MONITORA: Verónica Mayordomo Barreales

Fecha: Sábado, 25 de febrero de 2017, de 17:00 h. a 19:00 h.
Previa inscripción en el Museo Etnográfico Provincial. Teléfono 987 311 923


La Diputación Provincial de León a través del Museo Etnográfico Provincial de León quiere rendir un homenaje a los ritos mascarados del ciclo de invierno que aún hoy se realizan a lo largo de toda la geografía provincial relacionados con el carnaval y con la cada vez más creciente recuperación del antruejo tradicional (antroidos, entroitos, antruidos, etc.), con la realización de una máscara de un “Zafarrón”, uno de los personajes más representativos del carnaval de Omaña en la provincial del León. Esta actividad se realiza dentro del Programa Enmascárate que el Museo viene realizando como antesala de los Carnavales.

El taller se realizará el día 25 de febrero de 17:00 h a las 19:00 h, y está destinado para todas las edades, siendo de carácter gratuito.

La actividad se desarrolla mediante visita específica al área del Museo Etnográfico que trata sobre el Ciclo Festivo, donde se destaca el antruejo o carnaval tradicional. En esta área se desgranarán los pormenores de las distintas manifestaciones de los diversos Antruejos de la provincia de León, con personajes tan representativos como los Zamarrones de Riaño, los Zafarrones de Riello, los Guirrios con su toro, de Velilla de la Reina y de Llamas de la Ribera, los Jurrus de Alija del Infantado y el Campanón de Cabrera para, a continuación realizar en el área de Didáctica una máscara de un “Zafarrón”, protagonista del Programa Enmascárate de este año.

Todas estas representaciones poseen valores antropológicos muy notables, con un fuerte arraigo del Carnaval en la cultura de los pueblos y en sus tradiciones, así como plena salud hoy día como manifestación de Patrimonio Inmaterial. En él se une a la alteración propia de lo cotidiano, la transformación del uno y el común por medio de disfraces y máscaras, que integran a su vez lo pagano en lo religioso. Asimismo favorece la interactuación social del grupo y de la comunidad a través de la impersonalización y participación, reforzando las señas identitarias dignas de ser preservadas como otro aspecto más de la cultura material y del patrimonio intangible leonés.

Así pues les animamos a participar y disfrutar de estos talleres carnavaleros donde se trata de dar una continuidad a estas tradiciones del ciclo invernal que aún hoy se realizan a lo largo de toda la geografía de la provincia de León y cada vez con mejor salud y más vigor.

miércoles, 15 de febrero de 2017

NOTICIA: La nueva vida del viejo lagar

La Junta Vecinal de Fresnedo y el Ayuntamiento de Cubillos del Sil recuperan la antigua edificación comunal del siglo XVIII que los vecinos usaban para prensar sus uvas.

Estado anterior del lagar recientemente restaurado en la localidad
de Fresnedo. / C. Sánchez

David Álvarez - 4 de febrero de 2017
La localidad de Fresnedo, en el municipio berciano de Cubillos del Sil, recupera un pedazo de su historia con la rehabilitación del antiguo lagar comunal, situado en la céntrica calle de Tras Soto del barrio de la iglesia, que los poco más de 200 vecinos del pueblo utilizaban hace no demasiadas décadas para prensar las uvas y recoger el mosto con el que cada familia elaboraba su particular vino de mesa. Tras una inversión cercana a los 42.000 euros, aportados a partes iguales por la junta vecinal y el Ayuntamiento, el edificio, construido a finales del siglo XVIII, renace de sus cenizas para convertirse en un atractivo patrimonial para las sendas turísticas que recorren la localidad.

En ese sentido, el alcalde de Cubillos del Sil, Antonio Cuellas, destaca que la edificación constituye “un patrimonio etnográfico para que las nuevas generaciones conozcan cómo funcionaba”. Al respecto, el regidor augura que “a medida que pasen los años, llamará más la atención, porque tenía una utilidad común para muchos vecinos”. Además de promocionar las visitas al lagar entre escolares, el Ayuntamiento también prevé presentar la restauración a los premios que anualmente entrega la Fundación Prada a Tope a la recuperación de la arquitectura tradicional del Bierzo.


Estado anterior del lagar recientemente restaurado
 en la localidad de Fresnedo. / C. Sánchez



Amador García (I) y Erundino Rodríguez (D), vecinos de la localidad
 de Fresnedo (León), junto al antiguo lagar ahora restaurado. / C. Sánchez

Amenaza de derrumbe

Antes de las obras que recuperaron su antiguo aspecto, la edificación presentaba “un estado de conservación muy deficiente” y amenazaba con derrumbarse. Además, la vegetación salvaje se había adueñado del interior del espacio. “La pared del fondo tenía una inclinación de casi 50 centímetros entre el suelo y el techo”, explica Cuellas, que se muestra orgulloso de haber conseguido devolver el muro a su lugar original sin tener que demolerlo. “Lo enderezamos utilizando un camión que tiró de la pared hasta devolverla a su sitio”, explica.

Al respecto, el regidor recuerda que el edificio “estaba abandonado, sin mirar para él, se estaba cayendo y ocasionaba problemas con los vecinos de las lindes”. “Lo sencillo hubiera sido venir y desmantelarlo, pero decidimos restaurarlo y protegerlo”, explica el alcalde, que añade que los trabajos también se extendieron a la cubierta de la edificación, parcialmente derrumbada. Para levantarla de nuevo, los promotores de la obra aprovecharon parte de las vigas existentes y completaron la estructura con madera nueva. En ese sentido, la rehabilitación del espacio ha respetado los materiales originales que se usaron en la construcción, para lo que ha hecho falta elaborar nuevos ladrillos de adobe. “Hemos recuperado el aspecto original del edificio para que quede aquí otros 200 años y pueda ser visitado por turistas y vecinos”, explica el alcalde.

Los planes de los responsables municipales pasan por convertir el lagar en “un lugar de estancia y tertulia”. Además, debido al “aceptable estado de conservación” de los mecanismos, el Ayuntamiento preveía poner en marcha la prensa en la época de la vendimia para mostrar a los más jóvenes esta actividad tradicional. Esos planes se fueron al traste durante la obra, cuando los técnicos comprobaron que la viga estaba dañada y no se podría usar para su función original. “Queda como un elemento recuperado y protegido, pero su uso es complicado”, admite Cuellas, que añade que el huso que sirve para levantar la viga “está apolillado y si se fuerza, se rompe”.


Lagar recientemente restaurado en la localidad de Fresnedo. / C. Sanchez

El lagar del tío Mangano

A sus 73 años, Erundino Rodríguez, vecino de la localidad, recuerda la época en que el lagar se encontraba en funcionamiento. “Tendría yo nueve o diez años, después cada uno fue teniendo su prensa en casa y dejó de traer las uvas aquí”, explica.. “Hasta venía un camión de Ponferrada y entraba para cargar el bujo, los restos de piel de uva, para hacer orujo”, recuerda Erundino, que valora que la restauración ha conseguido rescatar el aspecto original del lagar. “Por dentro está idéntico”, subraya.

Entre los rincones recuperados del viejo edificio, Erundino destaca que el funcionamiento del ingenio “tiene su ciencia”. “Aquí se colocaba el pie y esta viga se levantaba hacia arriba, girando el huso. Luego se dejaba bajar para que todo el peso descansara sobre el pie”, explica el vecino con una nostalgia que le cuesta disimular.

Otro vecino de la localidad, Amador García, también recuerda como el lagar “fue perdiéndose y quedando abandonado”. La familia de Amador fue una de las implicadas en la construcción del edificio, a finales del siglo XVIII, en la que colaboraron varios vecinos de Fresnedo. De hecho, su abuelo fue el que taló el árbol que sirve de viga al lagar, ya que la finca familiar se situaba detrás del edificio. “Durante muchos años los vecinos del pueblo venían a explotarlo, tuvo más de diez propietarios”, recuerda Amador, que explica que “con el tiempo se cedió a un solo propietario, el último conocido, que le dio el nombre por el que se le conoce: El lagar del tío Mangano”.

Otro vecino de la localidad, José Álvarez, completa la historia sobre el abandono. “Ese señor Mangano, al que nadie conocía, lo abandonó y un vecino del pueblo se hizo cargo y pagaba la contribución, pero el edificio se empezó a deteriorar porque la gente dejó de utilizarlo”, recuerda, y remarca que “lo que hace único al lagar de Fresnedo es la viga, que en otros pueblos de la comarca suele ser mucho más estrecha”. Al respecto, José destaca la “grandiosidad” del tronco que preside la estancia y la presencia del cascote de la raíz, algo inusual en este tipo de construcciones. Responsable de la primera petición de rehabilitación del edificio, hace ya más de veinte años, José valora el lagar como “un patrimonio del pueblo”. “Menos mal que se protegió”, explica aliviado.

Lagar recientemente restaurado en la localidad de Fresnedo. / C. Sanchez

Respeto por la historia

En ese sentido, la presidenta de la junta vecinal de Fresnedo, Loli Rodríguez, recuerda que ese primer intento de restauración no pudo efectuarse porque el edificio no era propiedad del pueblo. “Cuando se inscribió en el catastro, se pudo acometer la inversión”, explica la alcaldesa pedánea, que remarca que la obra era “muy demandada por los vecinos”. Al respecto, Rodríguez recuerda que el proyecto de rehabilitación se solicitó desde la propia junta vecinal, comprometida con la conservación del lagar. “O lo hacíamos ahora o ya no lo hacíamos, si se deja un poco más, se viene abajo”, explica.

Su compañero en la junta vecinal y concejal de Obras de Cubillos, Camilo Martínez, considera que la recuperación del antiguo lagar era una necesidad “si queremos ser respetuosos con la historia”. “Si no reconocemos nuestra propia historia, ¿dónde queremos ir?”, se pregunta Martínez, que destaca que las actuaciones de la junta vecinal también permitieron recuperar el año pasado la tapia del antiguo cementerio del Obispado, hoy propiedad municipal. “Se hizo monda de los restos y la valla, de piedra y adobe, se mantuvo en su estado original y se renovó la cubierta de pizarra”, explica.

En la misma línea, el alcalde del municipio recuerda que “en este pueblo había muchas edificaciones de adobe, cubiertas con techo de paja, que desgraciadamente se sustituyeron por cubiertas de uralita hace más de 60 años, a causa del peligro de incendio”. “Es una lástima que se perdiera ese patrimonio”, apunta Cuellas, que considera que “entonces se tomó la decisión fácil”. “Si hoy se hubieran conservado, esta localidad tendría muchas más visitas porque sería algo digno de ver”, remacha el regidor.

NOTICIA:Carnaval Antruido de Riaño

El sábado de carnaval, 25 de de febrero en 2017, la localidad de Riaño celebra su tradicional Carnaval del Antruido.


En la Comarca de Riaño se celebró hasta la segunda década del siglo XX, un carnaval tradicional recuperado en el año 2009. Las informaciones nos han llegado de un habitante de Riaño, natural de Pedrosa del Rey, Constancio Rodríguez Fernández, donde, desde tiempo inmemorial, se celebraron estos carnavales. Actualmente el pueblo de Pedrosa del Rey se encuentra anegado por las aguas del pantano de Riaño.

La tradición era común a todos los pueblos de la Montaña de Riaño, estando documentada en Burón, Siero de la Reina, Valle de Valdeón etc…

PERSONAJES DEL ANTRUIDO

LOS ZAMARRONES

ZAMARRÓN, derivación de la palabra “zamarra”: vestido de pastor confeccionado con piel de oveja, compuesto por el gorro, la zamarra, el pantalón o los zahones, polainas y coricias, las madreñas, calzadas con escarpines en los píes, de pardo o sayal.

Constancio los recuerda así: “ los ZAMARRONES, eran mozos cubiertos de pieles de lana de oveja negra sobre chaquetas de lana basta. Cara tiznada de negro, un gorro ajustado de lana o paño negro. Bajo las pieles llevaban unos pantalones oscuros bombachos. Botas enterizas de cuero negro llamadas escarpines que subían a media canilla y calcetines largos. Unos cinchos cruzados al pecho, sujetaban el cinturón de cuero ancho del que colgaban varios “lloqueros”, cencerros que movían rítmicamente haciendo gran escándalo. Algunos llevaban una cola de zorro, de yegua o caballo que ataban en la parte trasera del cinturón a modo de rabo.

Para cubrir la cara y la cabeza se fabricaban caretas o caperuzas con agujeros para los ojos, muchas veces un simple saco con dos agujeros para poder ver, con apariencia de lobos, zorros, osos y otros animales, o de cualquier cosa que pudiera asustar (monstruos). En ocasiones también se ponían cuernos sujetados con una estructura de madera y piel de carnero a modo de representación del ganado. Cuando no tenían cuernos de vaca los sustituían por varas de madera que los rapaces tallaban. También melenas de uncir las vacas, colocadas sobre la cabeza.

La función de los Zamarrones era correr tras las mozas tirándoles agua y las pelusas de una planta que crece cerca de las lagunas y es muy difícil de quitar. Algunos mozos hinchaban vejigas de gocho (denominadas zambombas) que después explotaban con gran algarabía”.

Los mozos del pueblo también se tiznaban la cara con ceniza, se colocaban unos Cencerrones, – tres o cuatro-, sujetos a su cintura con un cinto, haciéndolos sonar mientras saltaban y cuya única función era asustar a los rapaces, y otros se disfrazaban, de modo que no se le reconociera, de viejos, viejas, con sacos o envueltos en paja atada al cuerpo, o con ramas de árbol, con pieles de animal, trapos viejos. Incluso los más hábiles además de disfrazarse utilizaban largos zancos para asustar a los rapaces. Con una rama de espino, azuzaba a las personas que se encontraba por la calle. Cuando entraban en las casas, solían pedirles que o cantasen o que bailasen para hacer sonar sus campanas.

EL BUEY Y TORERO

En el año 2011 se recuperó en la Mojiganga, las figuras del buey y el torero, tal y como nos las ha descrito el señor Constancio.

“ El buey era un ARMAZÓN llevado por un mozo robusto que soportaba sobre los hombros. Unos cuernos (de buey o vaca) atados en la parte delantera y forma de asiento en la trasera donde iba sentada la VIEJA. Unas mantas oscuras cubrían el resto del armazón simulando la piel del buey”.

Un rasgo dis­tintivo de todo este histórico carnaval leonés es el buey. La meseta, Omaña, ribera del Órbi­go y recuerdos de su existencia en la montaña de Cistierna, ava­lan su amplitud y generalidad. El disfraz era y es sencillo: cuatro palos rematados por unos cuer­nos que evoluciona también hacia un armazón cornudo, un portador o dos a veces cubiertos por una manta de colores, y a simular embestidas que se con­vierten en carreras y desbandada. Todo ello, con variantes según el lugar. En la Montaña de Riaño, además del buey hay un torero, que viste con camisa blanca y faja de color, y un pañuelo al cuello; botas y además de la cara pintada portan un gorro que acababa en punta y una espada de madera teniendo la misión de buscar presas para la embestida del toro; procurando igualmente carreras a los espectadores des­cuidados. Si consultamos la monografía sobre El Carnaval de Julio Caro Baroja, hallaremos reseñado el disfraz de buey o vaquilla en los carnavales de muchas regiones de España,

Y en la Comarca de Riaño, se recuerdan también las peleas entre los toros de los Concejos, de carne y hueso, que peleaban la tarde del domingo gordo, ante una multitud entusiasta. Y así quedó recogido en aquella novela de Antonio Valbuena, La Caza mayor y menor (1913) donde nos narra todo el ceremonial de la pelea del toro de Riaño con el de Siero de la Reina, en una tarde de Carnaval. Nos ha quedado una imagen gráfica, la famosa foto de Primo Fernández de la pelea de toros entre los concejos de La Puerta y de Escaro en el año 1948.

LA VIEJA es otro de los personajes. Hombre travestido vestido de negro con un jubón (vestidura de lana cruzada que cubría el torso) bajo manteles oscuros y faldas grandes de tela gruesa del mismo color (manteos). En la cabeza llevaba un pañuelo negro atado sobre la frente que le dejaba entrever ligeramente la cara descubierta.

Iba cardando lana con un huso y un recipiente con aceite. La gente la provocaba y algunos mozos le tiraban el aceite. Cuando salía aparecía montada sobre el TORO

Desde el año 2012 el toro lleva también sobre él la figura de la vieja, tal y como lo recuerdan vecinos de Pedrosa del Rey.

EL OSO era escogido entre los hombres mas grandes del pueblo (el último fue un hombre llamado Cecilio, de Pedrosa del rey, famoso por su corpulencia). Iba vestido de arriba a bajo con pieles, zamarra y polainas que imitaban la figura de un oso. No era acompañado por nadie, iba danzando y dando vueltas.

Tras ellos iban una o varias DAMAS bien vestidas (pudiendo ser hombres travestidos), montados en burros disfrazados (uno de ellos con un butrón o red de pesca del río sobre la cabeza). Llevaban falda de color rojo y el rostro tapado para no ser reconocidos/as.

EL CIEGO. Personaje legendario que recorría las calles dando palos de ciego con su borracha, a todo el que encontrara.

Relata Constancio que “en 1922 la mojiganga de Siero de la Reina(pueblo cercano) visitó Pedrosa del Rey y aún recuerda estos versos:

Encima de tu corral está la luna posada

Que no la deja pasar la hermosura de tu cara.

Llevaban todos los personajes y músicos, aunque el OSO estaba peor “hecho” que el nuestro”.

LA PREÑADA, hombre vestido de mujer, que simula un parto, pariendo un animal…..un gato, un zorro….. 

En el pueblo de Burón(León) se recuerda la “Mojiganga” que aparece en las tradiciones Carnavalescas de la Villa de Burón, con personajes como “El HERRERO” y “El SOGUERO” y EL CABALLO. Todos recorrían las calles en Antruido.

En “Antruido” (carnaval), en Burón, los mozos disfrazados con alamares esperpénticos y todos tiznados con carbones recorrían el pueblo asustando a las gentes y tiznando a las mozas que encontraban, que eran pocas pues se escondían bien, no estaban seguras ni en sus casas. El que representaba al herrero paseaba por las calles y entraba en las casas con un gran martillo para golpear a la gente en la planta del pie hasta que le daban una “perrina” o “perrona” de propina y los dejaba en paz.

Otro era el soguero que corría tras las mujeres y si eran mozas mejor para trenzarles las sayas y pañuelos en la soga que venia tejiendo, había que soltar la propina sino te quitaba las prendas y marchaba tejiéndolas por la calle.

EL CABALLO hecho con papeles, alambres y mantas colgado a su cuerpo, su alusión e intención burlesca eran los caballeros del pueblo. Otro esperpento que se recuerda es el BUEY que embestía a las mozas y las hacia correr, primero escarbaba, mugía y luego las perseguía, en alguna ocasión decía que terminaban enfangadas en algún montón del abono. Todas estas fechorías de los zamarrones se compensaban con una propina, bien de dinero o chorizos, huevos, etc. que luego comían en una fiesta todos juntos. 

En el pueblo de Carande (León) también se recuerda esta hermosa tradición y según unas declaraciones de Bernardo Diez Gutiérrez que recoge el libro de Julia Miranda, consistía en lo siguiente:

Los mozos de Carande, el martes de Carnaval, hacían con escobas y piornos en el “Canto el Pozo,” esto es, en un alto, lo que llamaban el “chozo antruido”, que era una especie de pira (hoguera) de forma cónica que quemaban al llegar la noche para que la hoguera se viese bien lejos, desde los pueblos próximos. Mientras ardía, organizaban alrededor una gran fiesta comiendo y bebiendo sin tasa, al tiempo que cantaban y gritaban frecuentemente:

“¡Antruido afuera, Pascua venga!”, con lo que trataban de dar a entender que no querían nada con la Cuaresma, tiempo de sacrificios y penitencias. Una vez quemado el chozo, bajaban al pueblo tocando a todo tocar los cencerros de las vacas y hacían toda clase de bromas a los vecinos, como coger las mantas de las camas y colocarlas en lo alto de los tejados o leñales, sostenidas con un palo, llamar a la puerta de las mozas y, cuando éstas salían a abrir, mojarlas con las esgurrupetas o currupetas (especie de jeringas grandes hechas con ramas de saúco huecas que llenaban de agua), etc…


Asociación Cultural Montaña de Vadinia- Riaño. Región Leonesa.

NOTICIA: El CSIC abre al público la memoria del cancionero popular español

Una página web publica más de veinte mil melodías populares, en papel y distintos soportes de audio, recogidas entre 1944 y 1960 por toda España.

Bolero de Algodre - CSIC

EFE - abc_cultura Madrid
La comunidad investigadora y todo ciudadano interesado cuentan desde hoy, de la mano del CSIC, con un fondo de más de veinte mil melodías populares, en papel y distintos soportes de audio, recogidas entre 1944 y 1960 por toda España; un «repertorio que parecía olvidado» y que «vuelve a la vida». Con estas palabras, Emilio Ros-Fábregas, investigador en Musicología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y director del proyecto, ha presentado en la Biblioteca Nacional de España este «patrimonio musicológico» que está a disposición de cualquier interesado a través de la página web www.musicatradicional.eu después de más de 10 años de trabajos de preservación y digitalización.

Con el apoyo de la Fundación General del CSIC, el Fondo de Músical Tradicional es para Ros-Fábregas una «toma de contacto» con una «realidad increíble» desde el punto de vista social, ya que se trata de una herramienta «fundamental» para conocer la historia musical de «quienes somos».

El Fondo de Música Tradicional, localizado en la Institución Milá y Fontanalsdel CSIC en Barcelona, alberga materiales relacionados con la historia y la cultura de España y su portal presentado hoy, considerado como el archivo «online» más importante del folclore musical español, pone al alcance todos estos materiales que, hasta hace poco, sólo eran accesibles para «unos pocos especialistas».

Según se ha informado durante el acto, en la actualidad se pueden consultar12.335 partituras digitalizadas de melodías de tradición oral recogidas en Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, La Rioja, Principado de Asturias y la Región de Murcia. Y, progresivamente, se incorporará más material correspondiente a estas comunidades autónomas.

Material que, como ha explicado el investigador, se ha recuperado en parte de las grabaciones y partituras que las llamadas «misiones folclóricas», creadas por el Instituto de Musicología, obtuvieron durante su existencia, entre 1944 y 1960. En concreto, el portal ha recuperado 22 «cilindros de cera» cuyas grabaciones se han digitalizado en Berlín, así como otras grabaciones en «hilo magnético», como la de una actuación de 1949 de la cantante María Pantoja, grabada por Arcadio de Larrea.

Por su parte, Emilio Lora-Tamayo, presidente del CSIC, ha expresado que «ya era hora» de «resucitar» todo este archivo, «este arsenal», y «abrirlo a la sociedad».

Unas palabras que ha compartido la directora de la Biblioteca Nacional, Ana Aramburo, quien, tras ofrecer el archivo sonoro de la Biblioteca Nacional para ampliar este catálogo, ha puesto de manifiesto que el Fondo de Música Tradicional también tiene una parte «emocional» ya que permitirá a algunas personas «ver a sus abuelos cantando».

Aramburo también ha señalado la importancia de la figura de Higinio Anglés(1888-1969) quien fundó el Instituto Español de Musicología del CSIC Y fue autor, junto a José Subirá, del Catálogo Musical de la Biblioteca Nacional.

El acto también ha sido presidido por Miguel García, director de la Fundación del CSIC, quien ha valorado el trabajo de esta institución para poder llevar a cabo este portal web del cancionero español.

martes, 14 de febrero de 2017

TALLER INVERNAL: “LA PIANOLA. Enróllate y toca”

Actividad gratuita previa inscripción en el Museo Etnográfico Provincial de León.
Teléfono: 987 311 923. Mayores de 12 años

Sábado, 18 de febrero. Taller: 17:00 h. a 19:00 h.

Patio Espacio Peregrino. Planta Baja. Museo Etnográfico Provincial de León
Mansilla de las Mulas.  


El Museo Etnográfico Provincial de León de la Diputación de León, desarrolla un Programa de actividad, con un claro deseo de continuidad a partir del Seminario Didáctico de la pianola que tuvo lugar el pasado 18 de junio, para introducir de manera activa a jóvenes y adultos en el uso musical del Museo, y en este caso a través de un instrumento musical muy especial, La Pianola.

El Museo con programas musicales  como éste le toma el pulso a la tradición musical culta española y europea, pero desde el formato de Escenario Abierto, para que todos los que se apunten, “se enrollen y toquen”(los rollos de pianola),  puedan sentirse intérpretes musicales o aquellos que tengan formación o virtud al piano tengan la posibilidad de expresión artística hacia el gran o pequeño público que quiera asistir gratuitamente.

Es a través de uno de los objetos más apreciados, La Pianola o piano mecánico, que fruto de un depósito llegara al Museo, haya sido restaurada y afinada, y fuera presentada el Día de los Museos de 2015, ahora junto a la colección de más de 800 rollos de pianola tanto de Música Clásica, Ópera, Zarzuela y Música Española puedan ponerse en uso musical para todos aquellos que con más de 12 años quieran recoger el reto de convertirse en Pianolistas por un Día, brindándoles el Escenario y Público del Patio Espacio Peregrino del Museo.

Así pues les invitamos a conocer el ingenio de la pianola, a ser pianolista por un día. A descubrir una forma diferente de interpretar música. Con un solo movimiento de pedal será capaz de interpretar música clásica, valses, zarzuela, tangos etc. La música irá surgiendo como por arte de magia, será una manera diferente de pasar la tarde del sábado que nos transportará a las épocas cuando la música solamente sonaba en grandes salones de casas magníficas hasta la aparición del gramófono cuando la música ya llegó a todas las clases sociales.

domingo, 12 de febrero de 2017

EDITORIAL. Villamandos libera a sus birrios de la horca.

El pueblo de Villamandos de la Vega situado al sur de la provincia de León celebró el pasado fin de semana la fiesta dedicada a su patrón, San Blas. Después de la recuperación de la Danza del Paloteo en la procesión realizada el año pasado, este año les quedaba por recuperar la segunda parte: "La Horca de los Birrios".


Las danzas de paloteo, como elementos de expresión simbólica, están relacionadas con  danzas ancestrales de lucha y confrontamiento de más que posible origen pagano; nos remiten a una cristianización temprana más activa por parte de cofradías y gremios que con el paso del tiempo fueron  incorporadas o asociadas a celebridades religiosas. En este proceso de cristianización los danzantes, con sus vestiduras blancas, representan la gracia, y los birrios recrean a personajes diabólicos que incitan, amenazan e incluso se muestran atrevidos e irreverentes.

Este tipo de danzas se practican  en numerosos pueblos no solo de la provincia de León, sino en numerosas localidades hispanas y mediterráneo europeas. Lo que resulta una característica destacable en Villamandos es la representación de la "Horca de los Birrios" que tiene lugar tres días después  de haber danzado en honor al Patrón, San Blas. 

Los Birrios, (El Birria y La Birria) son unos personajes grotescos, atrevidos, que acompañan a los danzantes portando careta así como badajo en mano, vistiendo de rojo y negro respectivamente, contrastando de esta manera con el traje blanco de los danzantes. La función principal de estos birrios es mandar y guiar a los ocho danzantes.

La Birria
El Birrio

LA HORCA DE LOS BIRRIOS
En este caso tres días después de haber danzado en honor de San Blas, los danzantes deciden capturar a los birrios para llevarlos a la horca, debido al mal trato al que han sido sometidos los danzantes durante los ensayos de la danza y en la danza misma al ser fustigados con el badajo al que se equivoca en la baila.

Una vez capturados, los birrios son llevados al carro por los danzantes donde está la horca. Con incienso los ahuman y con los cencerros los atruenan,  pero en el último momento cuando ya van a ser ahorcados el pueblo les perdona la vida. Los danzantes los desatan y todos saltan del carro, los birrios ya a cara descubierta, capturan uno a uno a los danzantes para reunirlos. El gentío aplaude a los birrios pues se garantiza que con todos los danzantes reunidos se asegura la danza para el próximo año.

Los birrios son capturados por los danzantes

Son llevados a la horca
En el carro donde está la horca los atan para que no se escapen.






El Birrio

La Birria
Los birrios luchan por su libertad

Pero los danzantes pueden con ellos
Durante el acto, el juez leyó algunas poesías de cómo surgió la idea de recuperar
la danza del paloteo.
El juez le pide al pueblo si dejan en libertad a los birrios. El pueblo les perdona
Ya liberados, con la cara descubierta.
Y con gran alegría saltan del carro para ir a por los danzantes.
Uno a uno los van capturando a todos






Y con todos los danzantes juntos otra vez, el pueblo está contento porque sabe
que para el próximo año volverán a danzar en honor de San Blas.